Albúmina

UTILIDAD CLÍNICA

La albúmina es una proteína carente de carbohidratos que constituye el 55‑65 % de la totalidad de las proteínas plasmáticas.

Sirve para mantener la presión oncótica en el plasma, está involucrada en el transporte y almacenamiento de numerosos ligandos y constituye una fuente endógena de aminoácidos.

La albúmina fija y disuelve varios compuestos, como p.ej. la bilirrubina, el calcio y ácidos grasos de cadena larga. La albúmina puede unirse asimismo a iones tóxicos de metales pesados y a múltiples fármacos, razón por la cual la disminución de la albúmina en sangre tiene importantes consecuencias farmacocinéticas.

Excepto en caso de deshidratación, la hiperalbuminemia no reviste gran importancia diagnóstica. La hipoalbuminemia que acompaña numerosas enfermedades se debe a diversos factores: a una síntesis reducida como consecuencia de una hepatopatía o por absorción disminuida de proteínas, a un aumento en el catabolismo originado por una lesión tisular (quemaduras graves) o una inflamación, a la malabsorción de aminoácidos (enfermedad de Crohn), a la proteinuria debida a un síndrome nefrótico o a la pérdida de proteínas a través de las heces (por neoplasia).

En casos graves de hipoalbuminemia, la concentración plasmática de la albúmina máxima alcanza 2.5 g/dL (380 µmol/L). Debido a la baja presión osmótica en el plasma, el líquido pasa de los capilares sanguíneos al tejido (edema).

La determinación de la albúmina permite supervisar a pacientes bajo dieta controlada y constituye un test excelente del funcionamiento hepático.

Método

Tiempo de respuesta

Estabilidad de la muestra

Tipo de muestra

Condiciones preanalíticas

ATENCIÓN 24 HORAS

Más exámenes