Hepatitis C

UTILIDAD CLÍNICA

La hepatitis C, es una patología compleja que afecta principalmente el hígado, es ocasionada por el virus que lleva su mismo nombre, virus de la hepatitis C (HVC), el cual pertenece a la familia Flaviviridae, género Hepacivirus, se caracteriza por tener un genoma ARN de cadena simple que permite la replicación principalmente en los hepatocitos y en muy baja cantidad en las células mononucleares de sangre periférica.

La transmisión ocurre principalmente por vía parenteral, siendo sus principales fuentes de infección la transfusión de hemoderivados y el uso compartido de implementos utilizados para drogadicción intravenosa.

Otras fuentes de transmisión son diálisis renal, trasplante de órganos, procesos invasivos dentales, perforaciones con agujas contaminadas (tatuajes y acupuntura) y lesiones con objetos punzantes contaminados durante el trabajo, especialmente en los trabajadores del área de la salud.

El HVC es responsable de ocasionar el 20% de las hepatitis agudas y el 50% de las hepatitis crónicas en el mundo, una enfermedad de alto impacto por sus consecuencias principales, cirrosis hepática y carcinoma hepatocelular, tras largos periodos de latencia que pueden durar entre 10 y 20 años.

Los anticuerpos frente al HVC, son detectables a partir de 6-8 semanas del inicio de la infección y permanecen por toda la vida, aunque representan un marcador de infección, no permiten confirmar si la infección es activa o pasada.

Posterior a un resultado positivo por WB es indispensable realizar pruebas de carga viral, que cuantifican el ácido ribonucleico (ARN) circulante y determinan si existe replicación activa del HVC al igual, permite establecer el pronóstico de la severidad de la enfermedad y el monitoreo de los pacientes en tratamiento

Método

Tiempo de respuesta

Estabilidad de la muestra

Tipo de muestra

Condiciones preanalíticas

ATENCIÓN 24 HORAS

Más exámenes