Hierro

UTILIDAD CLÍNICA

El hierro ingerido es absorbido principalmente como Fe2+ en el duodeno y el yeyuno superior. La forma trivalente y el componente Fe3+ unido al grupo hemo del hierro de la alimentación requieren para su reducción vitamina C.

La asimilación diaria de hierro es de aprox. 1 mg. Los iones de Fe2+ que penetran en las células de la mucosa se unen a sustancias de transporte. Antes de pasar al plasma, la ceruloplasmina los oxida a Fe3+ , ligándose entonces en esta forma a la transferrina.

Los iones de hierro se transportan en el plasma sanguíneo en forma de complejos de transferrina-hierro, siendo la capacidad máxima de transporte de cada molécula de proteína de 2 iones de Fe3+ .

El hierro sérico se encuentra fijado casi por completo a la transferrina. La determinación del hierro (no hemínico) sirve para el diagnóstico y el tratamiento de anemias ferropénicas, hemocromatosis (una enfermedad en la que los dos pigmentos férricos, la hemosiderina y la hemofuscina, forman depósitos tisulares que se manifiestan por pigmentación cutánea) y nefropatías crónicas.

El hierro se determina en el diagnóstico y el seguimiento de anemias microcíticas (debidas por ejemplo a trastornos del metabolismo férrico y hemoglobinopatías), anemias macrocíticas (debidas por ejemplo a la deficiencia de vitamina B12 o de ácido fólico y a trastornos metabólicos de origen desconocido inducidos por fármacos), así como de anemias normocíticas y renales (deficiencia de eritropoyetina), anemias hemolíticas, hemoglobinopatías, enfermedades de la médula ósea y daños tóxicos de la médula ósea

Método

Tiempo de respuesta

Estabilidad de la muestra

Tipo de muestra

Condiciones preanalíticas

ATENCIÓN 24 HORAS

Más exámenes