Interleucina 6 (IL-6)

UTILIDAD CLÍNICA

La interleucina‑6 (IL‑6) es una citocina pleiotrópica que cumple una amplia gama de funciones fisiológicas. Inicialmente descrita como interferón beta‑2, factor de crecimiento de plasmocitoma o factor estimulante de hepatocitos, fue llamada más tarde factor estimulante 2 de las células B humanas (BSF2).

En 1988 se propuso la denominación IL‑6, ya que estudios más detallados habían demostrado que la actividad de la proteína no sólo era ejercida sobre las células B sino que también se extendía a las células T, a las células precursoras hematopoyéticas, a los hepatocitos y a las células cerebrales.

En 1989 se comprobó que era posible detectar complejos inmunorreactivos de un peso molecular entre 60 y 70 kDa en los fluidos corporales de pacientes con infecciones bacterianas agudas. De hecho, el desarrollo de reacciones inflamatorias asociadas a lesiones, traumas, estrés, infecciones, muerte cerebral, neoplasias y otras dolencias desencadena rápidamente la producción de IL‑6. Las concentraciones de IL‑6 en pacientes traumatizados permiten predecir complicaciones tardías debidas a un estrés quirúrgico adicional, o bien indicar lesiones o complicaciones inadvertidas.

Las determinaciones secuenciales de IL‑6 en el suero o plasma de pacientes ingresados en la unidad de cuidados intensivos (UCI) han demostrado ser útiles para evaluar la severidad del síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS), la sepsis o el choque séptico y para predecir su desenlace.

Además, la IL‑6 constituye un marcador precoz en la detección de la sepsis neonatal. La IL‑6 cumple también un papel en inflamaciones crónicas tales como la artritis reumatoide (AR).

Método

Tiempo de respuesta

Estabilidad de la muestra

Tipo de muestra

Condiciones preanalíticas

ATENCIÓN 24 HORAS

Más exámenes