Prolactina

UTILIDAD CLÍNICA

Los tipos 1 y 2 del virus del herpes simple (HSV‑1 y HSV‑2) pertenecen a la familia de los herpesvirus.

La transmisión del HSV‑1 y HSV‑2 requiere de un contacto íntimo entre una persona seronegativa y una persona que excreta el virus. La infección por el HSV‑1 y el HSV‑2 puede producir una amplia gama de síntomas, p. ej. lesiones de la piel y de las mucosas, enfermedades oculares, viscerales y del sistema nervioso central (SNC).

En pacientes inmunosuprimidos, la infección por el HSV se asocia a lesiones severas y extensas. A pesar de que usualmente las vías de transmisión del HSV1 y HSV2 difieren entre si involucrando a diferentes áreas corporales, los dos tipos de virus presentan características epidemiológicas y manifestaciones clínicas similares.

Por lo general, las infecciones primarias por el HSV‑2 se adquieren por contacto sexual. El riesgo de una infección por el HSV‑2 está relacionado con la promiscuidad sexual incluyendo contactos a edad temprana y el contacto con otras enfermedades de transmisión sexual.

La reproducción inicial del HSV‑2 ocurre en las áreas genitales con colonización de los ganglios sacros. Los síntomas de la infección primaria incluyen prurito, dolores y linfadenopatía. En las mujeres, la infección se manifiesta por vesículas localizadas en la mucosa labial y vaginal.

En los hombres, el HSV‑2 suele manifestarse en el cuerpo, el prepucio y el glande del pene. Los síntomas sistémicos frecuentemente van acompañados por la aparición de lesiones primarias incluyendo fiebre, dolor de cabeza, fotofobia, malestar y mialgias generalizadas. El herpes genital atípico se encuentra especialmente en pacientes inmunodeficientes en forma de úlceras profundas con borde hiperqueratósico.

La prolactina se sintetiza en la hipófisis anterior y es secretada de forma pulsátil. Se trata de una hormona compuesta por 198 aminoácidos.

La prolactina se encuentra en el suero en 3 formas diferentes. Predomina la forma monómera e inmunobiológicamente activa (“little”), seguida por la forma dímera (“big”), biológicamente inactiva, y la forma tetramérica (‘big‑big’), con baja actividad biológica.

El órgano diana de la prolactina es la glándula mamaria, cuyo desarrollo y diferenciación es estimulado por esta hormona.

Altas concentraciones de prolactina inhiben la esteroidogénesis ovárica, así como la producción y secreción de las gonadotropinas hipofisarias. Durante el embarazo, la concentración de prolactina aumenta debido a la producción elevada de estrógeno y progesterona.

Tras el parto, el efecto estimulante de la prolactina sobre la glándula mamaria lleva a la lactación. Además, la prolactina influye en el metabolismo de glucosa y lípidos y puede estar involucrada en la manifestación de resistencia a la insulina.

En ambos sexos, la hiperprolactinemia puede causar trastornos de la fertilidad. La determinación de la prolactina

Método

Tiempo de respuesta

Estabilidad de la muestra

Tipo de muestra

Condiciones preanalíticas

ATENCIÓN 24 HORAS

Más exámenes