TOXOPLASMA IGM

UTILIDAD CLÍNICA

La toxoplasmosis es una infección relativamente frecuente causada por el parásito protozoico Toxoplasma gondii.

La infección se adquiere generalmente a través de comidas o agua contaminada por oocistos maduros excretados por los gatos o por ingerir carne mal cocida contaminada con quistes tisulares.

También es posible la transmisión congénita de una embarazada nuevamente infectada durante o inmediatamente antes del embarazo y también a través de trasplantes de órgano o transfusiones de sangre de un donante infectado.

Principalmente, la infección aguda suele ser leve o hasta asintomática en individuos sanos, seguida de un estado latente que persiste de por vida. Si la infección latente por Toxoplasma gondii se reactiva por inmunosupresión (como por ejemplo en receptores de trasplantes de órganos o en pacientes con cáncer o HIV) puede estar asociada a una alta morbididad y mortalidad. La enfermedad reactivada en huéspedes inmunocomprometidos frecuentemente está acompañada de lesiones cerebrales, especialmente en pacientes con una inmunosupresión avanzada debida a una infección por el HIV.

 La infección primaria por toxoplasmosis durante el embarazo puede tener implicaciones significativas para el feto, ya que el parásito es transmisible a través de la placenta. La mayoría de los recién nacidos con una infección congénita no presentan síntomas clínicos al nacer, pero con el paso del tiempo pueden aparecer secuelas severas tales como la coriorretinitis, el retraso mental y psicomotor y la reducida capacidad visual y auditiva.

La tasa de infección fetal aumenta con la edad gestacional, aunque cuanto antes contraiga la madre la infección, mayor será el riesgo de que el feto tenga severas manifestaciones clínicas. Un rápido tratamiento farmacológico de la infección aguda durante el embarazo permite prevenir los daños congénitos o paliar la aparición de severas manifestaciones clínicas. La toxoplasmosis se diagnostica habitualmente detectando los anticuerpos específicos IgG e IgM contra el Toxoplasma gondii.

La detección de los anticuerpos Toxo IgM presuponen una infección aguda o reciente por T. gondii.

La determinación de anticuerpos Toxo IgG sirve para evaluar el estado serológico del individuo e indica una infección latente o aguda. El diagnóstico de la infección aguda adquirida durante el embarazo se establece por seroconversión o debido a un aumento significativo de los títulos de anticuerpos (IgG y/o IgM) en muestras seriadas.

Método

Tiempo de respuesta

Estabilidad de la muestra

Tipo de muestra

Condiciones preanalíticas

ATENCIÓN 24 HORAS

Más exámenes